Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Tras el inoportuno parón, un clásico

NERVIÓN acoge mañana un clásico de la Liga a esa hora clásica de cuando los estadios no gozaban de iluminación artificial. A las cuatro de la tarde, Sevilla-Athletic Club en el Sánchez Pizjuán y para que el programa rezumase más clasicismo aún, sólo faltaba que a este sábado se le llamase de Gloria. Y de gloria puede ser para este Sevilla de números estratosféricos en el caso de hacer bueno el carácter de fortín que exhibe su campo.

Y si esos números, tan elocuentes, se unen a los pobrísimos que registra la historia de Athletic Club, antes Atlético de Bilbao, en Nervión, pues no hay por qué dudar,un uno en la quiniela. Ha salido vivo el león muy pocas veces de campo sevillista y eso da pie al optimismo por el que el Sevilla seguirá pujando con fuerza por esa cuarta plaza que, en la Liga donde ni Madrid ni Barça cuentan, es como un sucedáneo del título de campeón, como un premio nada pequeño.

Reaparece la Liga tras uno de esos parones que tan poco gustan al aficionado. Esas irrupciones del equipo nacional para interrumpir lo que verdaderamente interesa son como chinos en el zapato. Y ahora que la selección va de chasco en chasco, pues aún se aceptan de peor grado. Además, los parones suelen contribuir a que se interrumpan o alteren trayectorias. En este caso, ambos rivales vienen de rachas muy positivas, conque a ver qué depara esta reaparición.

Vamos a ver a quién perjudicó el parón y el Sevilla tiene el hándicap de las muchas aportaciones que hizo a diferentes combinados nacionales. Dieciséis puntos es el tramo que separa a ambos en la tabla, con lo que las sensaciones que nos dan al Sevilla como favorito se acrecientan aún más. La última vez que cayó aquí con el Athletic fue en el primer año de Bielsa, una eternidad en este fútbol de ritmo para el vértigo,de un ritmo como el que suele imponer el Sevilla de Unai.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios