La ventana

Luis Carlos Peris

Uno de los dos jueves relucientes

AMANECE uno de esos tres jueves que relucían más que el sol y voy al pretérito porque el de la Ascensión quedó orillado tras desteñírsele el rojo en los almanaques. Día grande el de hoy y día de madrugón para ver la procesión que acompaña a la hermosa Custodia que cinceló el gran orfebre leonés Juan de Arfe en el Siglo XVI. Sólo una pega a la cosa, y es la insufrible cantidad de gente en el cortejo para convertirlo en un suplicio interminable. Con la mitad de la mitad de acompañantes, la procesión ganaría y los espectadores lo agradecerían. Cierto sentido de la medida contribuiría a mejorar una procesión que posee un poder de convocatoria extraordinario. Estamos, por tanto, ante uno de esos días que Sevilla ofrece dentro de su enorme caudal de ofertas y que se ha quedado junto al Jueves Santo como uno de los dos jueves que relucen más que el sol.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios