PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Y la juez llegó a Urbanismo

LOS partidos políticos se meten los goles en propia meta siempre del mismo modo: negando la corrupción que asoma por alguna vía de escape a su control férreo. Se parapetan en cortinas de humo que no les evitan quedarse en cueros (justos y pecadores) cuando crece la divulgación de indicios sobre las tropelías.

Hasta los niños de pecho en La Línea sabían que el alcalde, Juan Carlos Juárez (trasvasado del GIL al PP) no era trigo limpio. Javier Arenas no lo quitaba del cartel porque era muy votado. Hasta la fallera mayor tiene claro en Valencia que Ricardo Costa y su camarilla están pringados en el caso Gürtel. Pero Rajoy todavía no los ha destituido, pese a que están acabados políticamente y sólo aspiran a arrastrar a más dirigentes en la caída. Y hasta el Giraldillo, pese a su elevada residencia, huele que atufa por el escandalazo de Mercasevilla, que todavía no ha provocado ninguna dimisión por la estrategia, ya desarbolada, de que la empresa como tapadera era cosa de sólo dos militantes descarriados.

Son malolientes todas las fichas que caen en el dominó de Mercasevilla, tras la denuncia inicial por intento de soborno. El irregular expediente de regulación de empleo, el pago abusivo a asesores injustificados, el superávit que era un tremendo déficit, el millonario concurso para vender el suelo a quien peores condiciones ofrecía, la opípara prejubilación que se autoconcede Daniel Ponce como pago por su silencio político y penal, etcétera. Y en eso la juez Alaya también llegó a la Gerencia de Urbanismo, y en eso la Policía Judicial entra en sede municipal para requisar el ordenador de la funcionaria imputada y evitar que se destruyan pruebas que añadan a la madeja judicial más argumentos e implicados. Bochornoso. Menos mal que en Sevilla no le echan la culpa de las investigaciones a Rubalcaba...

Y Monteseirín, Torrijos, Marchena y Crespo seguirán diciendo que nadie sabía nada. Aun a costa de parecer prescindibles para gobernar la ciudad porque dicen no enterarse de nada.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios