La esquina

josé / aguilar

El laboratorio andaluz

DESDE el accidentado proceso autonómico de los años 80 la influencia de las elecciones andaluzas en la política nacional no ha dejado de manifestarse. La comunidad autónoma ha funcionado muchas veces como auténtico laboratorio. Lo que ha pasado aquí se ha trasladado luego a España o ha tenido un reflejo decisivo en la política española. Sea como repetición, sea como reacción contraria.

Que Susana Díaz decidiera acortar la legislatura y adelantar las elecciones autonómicas, poniéndolas inmediatamente antes de las municipales y precediendo en meses a las generales, va a hacer que Andalucía marque el rumbo del país más nítidamente que en otras ocasiones. No porque vaya a pasar lo mismo en los comicios de uno y otro ámbito -pensar eso es puro mecanicismo ahistórico-, sino porque lo que pase aquí obligará a actuar a las fuerzas políticas nacionales de una manera o de otra. Eso, sin despreciar el efecto psicológico de las urnas andaluzas más allá de Despeñaperros.

Pasemos del verso a la prosa. El 22-M empezaremos a saber si el bipartidismo dominante en la política española resiste su evidente deterioro o da paso a un sistema de tres partidos hegemónicos (PP, PSOE y Podemos) y de un peso semejante, dos de los cuales habrán de pactar si se quiere garantizar la estabilidad de la Junta. Paralelamente, veremos la dimensión real del fenómeno Podemos y también, a nivel inferior, de Ciudadanos. (Aviso para no extraer conclusiones precipitadas de la noche del 22-M: estos dos nuevos partidos debutan, por así decirlo, en el territorio español en el que PSOE e IU disponen de mayor fuerza e implantación. Aquí pueden tenerlo más difícil que en el resto del país. También el subsistema político andaluz es singular en este sentido).

De este campo de pruebas general cuelgan otras derivaciones. Después del 22-M tendremos una idea no exacta, pero sí aproximada, sobre la política de alianzas del PSOE y del PP en un escenario de ausencia de mayorías absolutas, sobre la suficiencia o insuficiencia de la mejora de la economía esgrimida por el Gobierno como su gran logro cuando se acerca el final del mandato, sobre la crisis de Izquierda Unida y sobre el futuro del PSOE (liderazgo de Pedro Sánchez, salto o permanencia de Susana Díaz en Andalucía).

Del 22-M dependen varias cosas. Cosas muy importantes. Aunque no sólo del 22-M.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios