La ventana

Luis Carlos Peris

Se levanta la veda del fumador

LLEGÓ el día. Como todo llega en esta vida, el día en que fumar puede ser motivo de sanción ha venido y todos sabemos cómo ha sido. Desde hoy, y tras la tregua de Año Nuevo como regalo al fumador, puede delinquirse por el mero hecho de encender un pitillo. Lo que era una persecución en toda regla ha derivado a un acoso que en ocasiones puede ser acompañado de derribo. Acoso agobiante para esa cantidad de mortales que no han logrado sacudirse la costumbre que a tantas generaciones se nos metió en vena en aras a lo que se dio en llamar uso socialmente elegante. De elegante se ha pasado a especie de vicio nefando y que a partir de hoy puede alimentar el celo de esos inquisidores vocacionales que tanto abundan en nuestro entorno de españolitos de a pie. Hasta veinte mil duros pueden caer de multa de reincidir en lugares inadecuados como cornada muy grave a la cartera. Señor, qué afán recaudador.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios