La ley del péndulo

La tarea de los próximos años es consolidar todos los sectores relevantes de Andalucía

Durante muchos años la actividad económica, industrial y cultural en España ha sido cosa de dos: Madrid y Barcelona. Nada pasaba o al menos eso parecía, fuera de esas dos ciudades y quizás en parte era verdad. El Estado de las Autonomías, a veces tan criticado, ha acercado los centros de decisión y otras ciudades como Valencia y las tres capitales vascas han destacado en base a su capacidad económica y sus infraestructuras de todo tipo. Barcelona y Madrid o Madrid y Barcelona, depende desde donde se mire, siguen marcando las directrices aún hoy, pero ya no están solas. A veces se observan signos de que no les gusta que otras ciudades y territorios tomen protagonismo. Por ejemplo, en materia cultural Andalucía es una comunidad con el suficiente potencial, tanto en sus creadores como en sus ciudades, infraestructuras e iniciativas culturales, para constituirse en plataforma preferente para acoger certámenes y empresas del sector cultural con la opción de su proyección en todo el territorio español y más allá, en otras latitudes. Es evidente el estirón de Sevilla y Málaga a partir de nuevos auditorios y museos y de mantener conexiones con Madrid e internacionales para incrementar la capacidad de convocatoria de certámenes y congresos de todo tipo.

La tarea de los próximos años es consolidar todos los sectores relevantes de Andalucía y entre ellos el sector cultural. En las primeras décadas de la autonomía andaluza hubo un esfuerzo en nuevas infraestructuras. Carreteras, ferrocarriles y espacios culturales en todas las ciudades. Pero debemos ser conscientes de que ninguna ciudad andaluza por si misma tiene capacidad para establecer un núcleo de influencia que haga que el péndulo español oscile de Madrid y Barcelona hacia Andalucía. Puede ser una utopía, pero sin mejores infraestructuras de comunicación entre nuestras ciudades es un imposible. Recientemente el anuncio de que el AVLO (alta velocidad de bajo costo) va a funcionar primero entre Madrid y Barcelona nos ha indignado. Porque adivinamos un nuevo movimiento para tirar del péndulo hacia los dos grandes núcleos españoles. La verdad es que es grave. Pero aún lo es más que nuestras comunicaciones andaluzas sigan en precario en muchos casos, como ya comentamos en otros artículos. Hay que reivindicarlo todo, pero lo que es prioritario, en mi opinión, es que podamos definir un fuerte triángulo Córdoba-Sevilla-Málaga, que, con la extensión a Cádiz, Granada y Huelva hasta el Algarve y la incorporación de las otras capitales y ciudades como Jerez de la Frontera, Algeciras y Antequera, se constituya una masa crítica de primer orden en población, territorio, infraestructuras e iniciativas, en todos los sectores productivos, incluidos un nuevo turismo que pasa sin duda por mejores empresas culturales. Tenemos que ser algo más que un conjunto de ciudades y eso, con las comunicaciones actuales, como hemos dicho, es una utopía, si no un imposible, y el péndulo siempre estará arriba. Y ya está bien.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios