La ventana

Luis Carlos Peris

Nos libramos de la nieve y mejor así

NOS libramos por los pelos, pero igual caemos hoy. Las previsiones iban en torno a una nevada en Sevilla casi cincuenta y cuatro años después de aquel día de la Candelaria en que cogí un gripazo de aúpa a bolazos por la Gavidia. Nos libramos ayer de lo que no me libré antier en la bellísima San Sebastián, que hay que ver qué maravilla de espectáculo lo de La Concha nevada y cómo los copos iban dándole aspecto de Nacimiento a Igueldo y al Urgull, los dos montes que delimitan la bahía donostiarra y que protege el islote de Santa Clara. Un espectáculo que no se ha podido repetir aquí, pero, leches, qué frío hacía aquí y qué sensación térmica, con la cosa de la humedad y tal. Nos libramos ayer de la nieve porque no hubo posibilidad alguna de lluvia, que el cielo estaba limpio, azul sin mácula, pero venía un servidor con la sed de nieve tan saciada que no eché en falta rememorar lo de la Candelaria del 54.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios