La ventana

Luis Carlos Peris

La luz otoñal se hace esperar

NOS hemos metido en octubre, pero conservamos la luz de septiembre, la luz más veraniega de que es capaz de proporcionar septiembre. Bajo el persistente levante que padecemos y que da toda la impresión de que irá para largo, octubre entra con una temperatura veraniega y sin que la luz haya sido todavía tamizada para, por ejemplo, dar un efecto de ensueño en la fachada de San Telmo según está de retirada el sol por la cornisa. Así como en los coletazos del verano asomó la patita el otoño, en pleno otoño sigue haciendo de las suyas el estío con el acompañamiento inevitable de una luz rutilante y sin nada que ver con el suave cromatismo que el otoño suele traer bajo el brazo. Todo llegará, claro que llegará, y será cuando el viento solano tire la toalla, diga hasta aquí hemos llegado y todo recobre la normalidad para que, entre otras cosas, la singularísima luz otoñal de Sevilla se haga realidad.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios