Doble fondo

roberto / pareja

¡Más madera!

LA basura que inunda las calles de Sevilla tiene su correlato en las crónicas políticas aunque las pestilencias que rezuman sin freno de la trama Gürtel, de la instrucción de los ERE fraudulentos en Andalucía o del caso ITV en Cataluña (sí, aquí hay para todos, populares, socialistas y nacionalistas del todo por la pasta, digo la patria) son inodoras.

Aunque nada más grande y sistémico para hacer sangre sobre el submundo de la corrupción que esos siniestros papeles que reclaman a grito pelado un peritaje caligráfico para que el presidente del Gobierno pueda levantarse de la lona y deje de dar tumbos y palos de ciego en esa penosa travesía del desierto de la incredulidad en la que le ha embarcado el hombre al que encomendó las finanzas del partido cuando salió airoso del pulso que le echó Esperanza Aguirre, siempre ella, en el congreso de Valencia de 2008. La herida de su segunda y más que dolorosa derrota sin excusa que valga ante Zapatero en unas elecciones generales estaba en carne viva y la ex presidenta madrileña amagó con disputarle el liderazgo del partido. Claudicó a la postre y Rajoy tuvo que esperar tres años para coger el timón del país. En plena tormenta, bajo los rayos de la dichosa herencia y los truenos del reguero de sus promesas electorales incumplidas.

En la retina perdura también la extraña semirretirada de Aguirre de la política (sigue al frente del partido en Madrid tras dejar la Presidencia de la comunidad hace cinco meses) y nadie olvida que ella es imprevisible y nunca tira del todo la toalla. Con estos antecedentes y su acostumbrada sutileza para lanzar avisos a navegantes -"la política no la dejo, es mi vida, hay que regenerarla", declaró ayer- , blanco y en botella que Rajoy tiene otro fantasma más acechando. Para colmo, la condesa consorte de Murillo anunció que hoy va a valorar el caso Bárcenas. Ay, ay, ay...

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios