Ojo de pez

pablo / bujalance

Sin madres

LAS últimas declaraciones de Mónica de Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios, han servido para conferir visibilidad a una situación demasiado habitual en España: para muchas mujeres trabajadoras, quedarse embarazadas constituye un motivo suficiente para quedarse en la calle. De Oriol clamaba contra la "protección de la mujer" que impide "echarla durante los once años siguientes a tener un hijo", y su recomendación respecto a la contratación de mujeres menores de 25 años o mayores de 45 es, a su juicio, el mejor modo de burlar esa protección mientras no se pueda recurrir al embarazo como argumento para el despido directo. Pero convendría recordar que la presidenta se refería a puestos de trabajo de cierta estabilidad, y si para algo ha servido la reforma laboral es para orientar toda una política de recuperación de empleo (con los resultados que ya sabemos) a partir de la más absoluta precariedad. Y aquí ya sabemos que no hay que dar demasiadas explicaciones. Hace poco, sin ir más lejos, una mujer de mi entorno recibió la carta de despido pocos días después de que la empresa supiera que estaba embarazada. En la misiva no se hacía mención a esta situación, claro, pero no hacía falta. En un contrato en prácticas con una nómina de 500 euros, la patada en el trasero siempre es una jugada limpia.

De este modo, Mónica de Oriol clama al cielo por una desprotección mayor de la mujer. Cuando leí sus declaraciones, roto de vergüenza (mientras escribo estas líneas, la señora sigue aún en su puesto), recordé toda la polémica en torno a la última y fracasada reforma de la ley del aborto. A lo mejor conviene aclarar que soy contrario al aborto, que considero que el embrión es depositario de derechos y que no puedo concebir la interrupción del embarazo como un método anticonceptivo más; pero creo que de nada sirve criminalizar a la mujer que aborta mientras el poder económico y político se muestra tan abiertamente dispuesto a condenar a su hijo a la marginación y el desamparo antes de que nazca. Cierto, el aborto es un problema de conciencia; pero si De Oriol asume con sus declaraciones un rango de representatividad, también lo es de orden económico. Y si se quiere una reducción de interrupciones del embarazo, no basta con la vía penal: también hay que actuar contra un capitalismo tan cruel.

La mejor ley del aborto será la que garantice al niño un cuidado y un hogar cuando venga al mundo. Flaco favor hacen a la causa las bestias que sólo juzgan a las personas por su precio. Ahí están los últimos datos de Cáritas. Todo por un mundo sin madres.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios