PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Es mejor que dejen de fingir

PARA llenar la vacilante parrilla del verano sin que se le indigeste a las familias tanto refrito variado, las televisiones van a resucitar la franquicia ¿Quién sabe dónde? No para buscar a personas desaparecidas, sino para localizar los dineros presupuestados en las administraciones públicas que han desaparecido. Unos hace escasos días. Otros apenas unos meses. Estaban consignados. Tenían destinatarios. Iban a gastarse. Eran necesarios. Presuntamente imprescindibles. Pero ya no están. Ni siquiera para la SE-40.

En un ejercicio de responsabilidad social, los reporteros callejeros se lanzan al rastreo de las partidas estipuladas para 2009 y 2010. Los paparazzi se apostan en los mejores esquinas en pos de cazar a algún desocupado chófer de coche oficial, o algún asesor de permanentes brazos cruzados, que les dé la pista sobre las señoras deudas que se han quedado con las cuentas de la lechera. Si alguien tiene una pista de su paradero, llame después de la publicidad...

La sequía en el erario ha provocado una epidemia de eufemismos que merecen una fumigación como las de Isla Mayor. Ministros, consejeros, diputados, munícipes, es mejor que dejen de fingir. Para aparentar, convocan a los periodistas a asuntos irrelevantes en comparación con la madre de todas las políticas: qué se puede gestionar con una previsión dineraria que no cesa de menguar, y cómo recomponer los planes y las prioridades con todos los departamentos internos y todos los agentes sociales externos, para que el remedio no sea una parálisis peor que la enfermedad.

Si fueran honestos con la situación y con la comunidad, dejarían de dar cuenta de reuniones intrascendentes y de presencias insignificantes. Hay tanto por hacer en la recomposición de los servicios públicos, de la asistencia social, del auxilio a la pobreza y de los objetivos de futuro verdaderamente estratégicos, que omitir todo eso para ponerse en el escaparate con menudencias les pone (y nos pone) a la altura del betún.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios