PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Es mejor ir a las azoteas

CERCADO por los retrasos y las penurias, lastrado por los reveses que atenazan el futuro de la Sevilla industrial que nos iba a sacar de pobres, Monteseirín tiene mono de inauguraciones y vértigo de presentar alguna realización. Y no se le ocurre otra cosa que pedirle a la constructora Sacyr un cambio en la lógica del plan de obras del centro comercial de la Encarnación, porque considera apremiante que los ciudadanos puedan subirse a un parasol. Tan transparente es el alcalde en sus intenciones que admite que así la plaza estará terminada más tarde y a mayor coste (y no la paga él sino todos los contribuyentes), porque obliga a compaginar el subir y bajar de ciudadanos con el ir y venir de gruistas, soldadores, albañiles, furgonetas y camiones con materiales, en un ejercicio de funambulismo político que complica cualquier plan de seguridad para trabajadores y visitantes. ¿Merece la pena añadir más riesgos a los que ya depara una obra enorme que no dispone de entorno expedito?

El alcalde, si no quiere ser el garante del principio de eficacia, debe preguntarle a los sevillanos si prefieren entrar en un recinto inacabado y en obras, o esperar a que lo terminen entero. Para subirse a un solo parasol, sin poder pasear por todos ellos a modo de pasarela celestial, es mejor dejarlos en manos de los operarios con mono y casco, y que los acaben sin entorpecimientos de por medio.

En lugar de formar este lío, le recomiendo que favorezca la subida a las azoteas de la Encarnación: las de la iglesia de la Anunciación, la Agencia Municipal de Recaudación y el Hotel Ducal. Así evita riesgos y parones, y permite apreciar el paisaje urbano que está forjando, con una perspectiva que permite opinar sobre la arriesgada plaza a tres alturas que se construye. Y que de momento es sólo media plaza, el parasol cercano a Puente y Pellón sigue hibernado a la espera de que se les ocurra cómo encajar todo el tráfico que va a ser expulsado de allí con su peatonalización.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios