PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El mejor menú de La Raza

ME lo dijo hace escasos días una personalidad judicial de Sevilla: "el empresario de La Raza, con su denuncia sobre las comisiones que le pedían desde la Fundación Mercasevilla, nos estimula a todos con su ejemplo porque demuestra que todavía hay ciudadanos con dignidad y valentía que no tragan con las componendas urdidas desde el poder". Es el envés del caso: sorprende por lo inusual al maliciarse que desentona con lo habitual. Más mérito aún le doy a Pedro Sánchez-Cuerda, como director de explotación del Grupo La Raza, porque ha tomado esa decisión teniendo un establecimiento como el del Parque de María Luisa, en el que ocurren numerosos actos y almuerzos protagonizados por los capitostes del poder político local o autonómico. No ha tenido miedo a que le hagan el vacío y se vayan con los discursos a otra parte.

Ayer, La Raza ofrecía a su clientela, multiplicada por la proximidad de la Hermandad de La Paz, un menú Domingo de Ramos, con aperitivos como el queso de cabra caramelizado al romero, platos como el taco de bacalao ajoarriero con naranja y aceite de hierbabuena, y postres como la torrija con helado. Pero lo mejor de su carta es el tomo y lomo de dorada a la transparencia democrática, la ensalada (para compartir) de igualdad de oportunidades sin corruptelas en la competencia empresarial y la genuina repostería de colaboración con la Justicia para que se les haga la boca agua a los pícaros y canten más que los canelones de Rossini sin que la pasta se cueza en el maletín.

Dará mucho o poco de sí la investigación judicial sobre la abortada exigencia de mordida a cambio de concederles una escuela de hostelería. Pero lo que ya no nos quita nadie es que La Raza le ha dado un bocado a la impunidad del pasteleo. Ahora todos queremos más. Prometo que al próximo valiente también le tocaremos las palmas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios