Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Los méritos verdes de Espadas

Entre los méritos de Espadas para presidir esta comisión, no figura precisamente el interés por lo verde

Leo que Bruselas ha elegido a Espadas para presidir una comisión del parlamento de las ciudades. Y no se trata de una comisión cualquiera, sino la de Medio Ambiente, Energía y Cambio Climático. Feliz, el alcalde entiende que esto "reconoce el trabajo de sostenibilidad hecho en todos estos años y supone una oportunidad de seguir mostrando en Europa la planificación urbana estratégica seria que nuestra ciudad tiene y en el que prima el crecimiento ecosocial, justo, verde y productivo". ¡Olé mi madre, olé mi suegra y olé mi tía!

Seis de los 15 barrios más pobres de España están en esta Sevilla -que encabeza la lista con los cuatro más pobres entre los pobres- de presunto crecimiento sostenible, ecosocial, justo, verde y productivo. Vaya, hombre. Pero es injusto echar sobre las solas espaldas del alcalde este drama que, además de heredado, desafía y a la vez desborda la responsabilidad municipal para implicar la autonómica y la nacional e inscribirse en un marco europeo que el cine ha reflejado en películas como El odio o Los miserables. Pero lo de lo verde, la verdad, se me atraganta.

También es un problema heredado. Arborcicidas por acción u omisión han sido todas las corporaciones sevillanas. Pero en esta cuestión, a diferencia de los guetos urbanos, sí que podría hacer este Ayuntamiento, con independencia de la herencia recibida, mucho, muchísimo más de lo que hace. Según un informe de Red Ciudadana en los últimos cuatro años se han talado 6.100 árboles y hay 27.000 alcorques vacíos. Siguiendo la ratio de la OMS de árbol por habitante, Sevilla debería contar con 233.000 árboles… Pero tiene 135.000, cien mil menos. La asociación Salva tus Árboles Sevilla ha denunciado recientemente la práctica de cegar los alcorques, que asfixia y mata a los árboles. Mientras, según el Ayuntamiento, sólo hay 425 alcorques cegados, esta asociación ha contabilizado y fotografiado 521 en sólo 18 calles. La falta de cuidado hasta que el árbol enferma y ha de talarse es escandalosa. Se deja enfermar árboles de gran porte hasta que se hace necesario talarlos -como tal vez suceda pronto con los de un espacio emblemático- porque, pese a las reiteradas peticiones, no se han protegido con redes sus huecos para impedir que las palomas y las especies invasoras los pudran anidando en ellos. Entre los méritos de Espadas para presidir esta comisión no figura precisamente su interés por lo verde.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios