¡Oh, Fabio!

Luis Sánchez-Moliní

lmolini@grupojoly.com

¡El metro! (Por favor)

¿Quieren que los sevillanos perciban "el cambio" que tanto pregonan? Pongan las tuneladoras a trabajar

Estimados presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y consejera de Fomento, Marifrán Carazo. Como la temeridad de los plumillas es legendaria y su desvergüenza infinita, nos tomaremos la libertad de darles dos consejos, que más bien podrían ser súplicas. Ahí van. El primero es de índole práctica: una vez a la semana -sólo una, no hay que exagerar- renuncien al coche oficial e intenten moverse por la ciudad y su área metropolitana en transporte público. No por el cogollito del centro; no de Casa Moreno a San Telmo o del Cañabota al Hospital de las Cinco Llagas, sino de Rochelambert a Tomares o de Los Bermejales a Santa Clara. Esa es la verdadera Sevilla, no la de los turistas y los aprendices de señoritos en sus distintas versiones. El segundo consejo es que se metan en Google y busquen el artículo que Trinidad Perdiguero publicó en este periódico titulado El mito de la intermodalidad, en el que la periodista hace un certero y pedagógico análisis sobre la misión imposible que es moverse con agilidad por una Gran Sevilla (obsérvese el oxímoron) que va camino del colapso.

Ya sabemos que, en sus respectivas circunscripciones, Málaga y Granada, meterse con nuestra ciudad da votos y apoyos. Desde hace mucho tiempo, la mayoría de los barones provinciales han dibujado con evidente irresponsabilidad la imagen de una urbe avariciosa y mimada que actúa como una metrópolis neocolonial en Andalucía. Se ha abusado del cansino: "Sevillano, go home". Por contra, la realidad nos muestra una ciudad con enormes carencias y desvertebrada, cuyo principal problema -en lo que a movilidad se refiere- es la ausencia de una verdadera red de Metro. Ahora que son ustedes sevillanos -aunque sea de forma accidental y desganada- quizás comprendan que ha llegado el momento de acometer esta deuda histórica con la urbe más grande de la comunidad autónoma. El PSOE, después de años de mirar para otro lado, ya ha hecho el paripé del apoyo financiero del Estado a la construcción de la Línea 3. Ahora les toca a ustedes. Es hora de demostrar que las exigencias al respecto no eran mera palabrería. Su candidato a la Alcaldía, Beltrán Pérez, os lo agradecerá eternamente.

El que esto firma, que cumplirá cincuenta años en agosto -Dios mediante-, atesora como recuerdo de la EGB las espectaculares y malogradas obras del Metro a principios de los ochenta, uno de los mayores atracos que ha sufrido esta viejuna ciudad. Hoy, cuando estamos dándole la vuelta al jamón de la vida -Pilar García Luque dixit- apenas contamos con una triste y llorosa línea. El tiempo fluye, pero la incompetencia política, por desgracia, permanece. ¿Quieren que los sevillanos perciban el "cambio" que tanto pregonan en sus discursos? Pongan las tuneladoras a trabajar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios