PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

La militancia disconforme

EN la Velá del Polígono de San Pablo, que concluye hoy, lo más llamativo es un cartel en la caseta de Izquierda Unida. Lleva por título ¡Valderas dimisión! e incluye este texto: Por mentir ante notario. Por hacer que la crisis la paguemos los trabajadores. Por hacer políticas de derecha. Por llamar a la rebelión e imponer la resignación. Va en consonancia con la decisión de la asamblea de dicha formación política en el distrito San Pablo-Santa Justa, que pide, por unanimidad, la dimisión inmediata de su líder en Andalucía y ahora también vicepresidente del Gobierno autonómico. Ni cien días de gracia le han concedido muchos correligionarios a Diego Valderas, investido de poder el 7 de mayo por obra y gracia de su pacto con Griñán. Desde ese día, es corresponsable de los recortes, de los despidos, de los impuestos y de los impagos. Y aunque la estrategia que sostiene esa cohabitación en San Telmo se basa en culpar al Consejo de Ministros de todas las decisiones desagradables que se firman desde las consejerías, los ciudadanos que no se conforman con argumentos pueriles caen en la cuenta de preguntarse cómo va a prestigiarse la necesidad del sistema autonómico si es el propio Gobierno andaluz el que reniega de sus capacidades y de sus competencias, exculpándose bajo el pretexto de que es un mero ejecutor de lo que manda Madrid.

En la esquizofrenia que se vive en IU, donde, entre la ingenuidad y el cinismo, conviven los anticapitalistas que aún adoran el castrismo y los capitalistas que no habían vivido la experiencia de gobernar con las arcas semivacías, señalo un aspecto positivo. Hay debate y libertad de expresión. Porque la militancia del PP y la del PSOE también votaron a sus líderes imbuidos de mensajes, ideas y promesas que han devenido en la misma estafa política e intelectual. De las dos tendencias posibles: que los votantes de los mayoritarios dejen de resignarse y muestren su disconformidad, o que los de IU se acostumbren a la doble moral de callarse cuando los suyos gobiernan haciendo lo contrario de lo que se presume, la experiencia indica que a la larga es más probable que se imponga lo segundo que lo primero.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios