LA escapada de Zoido ha resucitado un fantasma del pasado: la idoneidad de los viajes del alcalde. Y, por extensión, ha puesto en jaque la credibilidad de la información oficial que emite el Ayuntamiento. Sobre el desplazamiento, la oposición ha pedido detalles en justa correspondencia (pero con menos intensidad) a lo que el hoy alcalde hacía en el palomar. Por otra parte, el pack estival del alcalde -que dejó enlatadas declaraciones, notas de prensa y fotos para dar la sensación de que seguía en el tajo- hizo aguas tras su aparición con la enseña nacional. El PP dice que todo nos ha salido gratis. Pero las diferencias con Monteseirín no se aprecian demasiado.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios