en abierto

Francisco José / Ortega

Y si nadara algo menos...

POR fin una buena noticia dentro de la sucesión de contrariedades que acumula el deporte español en Londres. Mireia Belmonte fue la protagonista directa de un momento histórico, de la primera vez que una nadadora nacida en España se subía a un podio en toda la historia de uno de los deportes señeros de unos Juegos Olímpicos. Una medalla de plata de ley, de un valor tremendo para quien hasta ahora sólo había acumulado éxitos en campeonatos menores, en Europeos y Mundiales en piscina corta. Pero queda la duda para quienes disfrutamos de la carrera en directo de si la china habría alcanzado a Mireia en ese último largo de no haber acumulado tanto esfuerzo la badalonesa en el sinfín de pruebas en la que ha tomado parte desde que el sábado arrancara la natación en la Ola.

La ya mejor nadadora de la historia en España se empeñó en completar un programa de actividades sólo al alcance de los más grandes, de Mark Spitz, Ian Thorpe, Michael Phelps y el resto de los mitos de las piscinas. Con la diferencia, gran diferencia sin duda, de que los anteriores acumulaban una medalla detrás de otra y Mireia, en cambio, se quedaba, hasta ayer, a las puertas. Sin ser un experto en ese tipo de programas de preparación para nadadores, ni muchísimo menos, ¿no hubiera sido mejor que centrara sus esfuerzos en las pruebas que mejor le van, es decir, los 200 mariposa y alguna más? Para empezar, ayer se hubiera evitado el esfuerzo previo de los relevos, aunque ahí sí entra la solidaridad con el resto de las compañeras, y tal vez ahora festejaríamos un oro.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios