La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El ordeno y mando del antitaurino

Como soy antitaurino declarado, aquí no torea nadie. Es el comportamiento de un concejal comunista ante la idea de un torero de entrenar con su capote y su muleta. Ha ocurrido en un pueblo tan taurino como Espartinas, población conocida en el mundo entero por la importancia de uno de sus hijos en el mundo del toro. Pero eso da igual, al edil comunista no le gusta el toreo y no hay toreo que valga. Así es como circulan por la vida estos seres, haciendo de su sectaria capa un sayo con el que tapar todo aquello que no les gusta. El comportamiento del concejal comunista de Espartinas es la punta de un inquietante iceberg que sólo permitirá aquello que sea del gusto de su señoría. Da igual que la popularidad de dicha población aljarafeña venga por lo que el gran Juan Antonio Ruiz Espartaco la propagó por España, Portugal, Francia y América, da igual que da lo mismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios