La ventana

Luis Carlos Peris

En el paisaje sólo falta el colillero

ECONOMÍA de guerra, pero sin guerra. Al menos, todavía no estamos en guerra por aquí, pero la economía sí que lo está y no estoy refiriéndome a decretazos, recortes, congelaciones y demás parentela de la cosa. Me centro en que están volviendo viejos usos de cuando esta tierra de garbanzos estaba sin garbanzos para todos. Se ha denunciado que en el polígono El Pino roban las tapas de las arquetas para luego venderlas al chatarrero, que es, por cierto, al que habría que perseguir con más celo. También pasó en Calonge y en varios polígonos de esos que se crearon como paso primero, como su nombre indica, hacia una industrialización que se quedó nonata. Síntoma inequívoco de pobreza, con esos pobres indigentes transportando chatarra en el también sustraído carrito del supermercado más cercano. Sólo falta el colillero para que el paisaje sea idéntico al de aquellos negros años de la hambruna y la miseria.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios