La ventana

Luis Carlos Peris

Sobre el peligro del naranjazo por gravedad

DENUNCIADA como un arboricidio más la masiva tala de árboles en Bami, resulta que el vecindario no sólo critica este hecho sino que lo aplaude por el evidente peligro de desplome que auspiciaba su mal estado. Árboles enfermos que hacían peligrar la integridad de viandantes y la chapa de los innumerables coches que se aparcan en Rafael Salgado y demás calles del barrio. Quiere decirse que se ha obrado con cordura y que no cabe la denuncia de arboricidio indiscriminado. Dicho lo cual y viendo la bondad de nuestros munícipes bien podrían extender sus bondades a vías con naranjos que siguen con sus frutos sin recoger. Plazas como la de San Antonio, con veladores bajo la arboleda corriendo el peligro sus clientes de que una naranja cualquiera, enormes a estas alturas, por la ley de la gravedad impacte en el occipucio de un desprevenido cliente. Algo que ocurre una noche sí y casi otra también.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios