La ventana

Luis Carlos Peris

La persiana se echó en la Avenida

PARECÍA como si en el corazón de un Domingo de Ramos luminoso, en ese punto donde confluyen tantos caminos y en los que ese edificio sirve de faro, de pronto se hubiese ido la luz. El bajo del hermoso capricho que diseñara Espiau para la compañía de seguros La Adriática cuando la fiebre regionalista que miraba a la Exposición Iberoamericana estaba apagado por vez primera en Domingo de Ramos. Desde que en el convulso año prebélico de 1935 utilizase el vértice de su triángulo, la confitería Filella era como un punto de referencia, un llamativo señuelo. La muerte de su propietaria hace un par de sábados le ha bajado la persiana y ayer se notaba cómo algo fallaba en la Carrera Oficial. Generaciones de niños veíamos Filella como un oasis donde abrevar y ayer el edificio que hermosea la Avenida desde que se abrió le daba al sitio una imagen de orfandad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios