BREVIARIO

Alejandro V. Garcia

En la picota

CAYÓ también el alcalde socialista de Alcaucín, a cuenta de ese bicho vermicular (la corrupción) que corroe las partes blandas de la reputación y la descarna. Cayó José Manuel Martín Alba (albañil, cantaor y alcalde por mayoría absoluta en las últimas cinco elecciones municipales), sus dos hijas y un tal José Mora, jefe de un servicio de arquitectura de la Diputación malagueña. Las televisiones no tuvieron en esta ocasión contratiempos para filmar a Martín, con escolta de guardias, saliendo primero de su casa y luego entrando y volviendo a salir del Ayuntamiento entre los aplausos, más justicieros que justos, de un grupo de fieles. ¡Las imágenes vivas del decrédito personal y político de un alcalde socialista! ¡Y qué oportunas! A tres días de las elecciones vascas y gallegas, con las espadas en alto y en plena riña sobre la veracidad de las tramas corruptas que orbitan alrededor del PP. ¡A ver qué socialista habla ahora de corrupción como si fuera una enfermedad moral de la derecha!

La detención de alcalde la habría firmado cualquier cargo o simpatizante del PP. Si el PSOE aplicara a este caso las teorías conspirativas que con tanto éxito usa la oposición para contrarrestar sus miserias (la caza, Garzón, Bermejo) le saldría un cuadro inquietante. Pero tampoco tendría razón. No hay contubernio, sólo un alcalde en la picota.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios