La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Para placas, las de Gestoso y Mensaque

No deberían partirse la cabeza con las placas. Tenemos el modelo de las cervantinas de Gestoso y Mensaque

En la modificación de la ordenanza municipal de publicidad presentada el martes se aborda -informaba el compañero Juan Parejo- la homogeneización de las placas conmemorativas en el centro histórico. Habrán de ser en el futuro de dimensiones, materiales y características uniformes. Bien está. Mejor tarde que nunca. Habría que recordar que en Londres -la ciudad con más y mejor diseñadas placas conmemorativas- su colocación y ordenanza comenzó en 1886 por iniciativa de Royal Society of Arts (haciéndose cargo de ellas desde 1986 English Heritage), colocándose la primera en 1887 en la casa natal de Lord Byron en el 24 Hollish Street de Cavendish Square. La unificación azul de las placas -el elegante modelo circular con letras blancas sobre fondo azul, levemente modificado en 1938- se decidió en 1884, siendo la primera la dedicada a Napoleón III en King Street, Saint James.

Confieso que no soy objetivo, sino un anglófilo patológico y un devoto de Londres, la ciudad -como se dice en 84 Charing Cross Road- donde todos los sueños alimentados por lecturas y películas se cumplen cuando se visita por primera vez, la ciudad de la que el doctor Johnson dijo "cuando un hombre está cansado de Londres, está cansado de la vida". Pocos momentos más felices he vivido que la primera noche que pasé en ella con el mejor cicerone posible, mi querido amigo Juan Antonio Calvo Valle: llegamos al anochecer a la Estación Victoria en plan de de mochileros y nos pateamos la ciudad hasta el amanecer para concluir desayunando en un Covent Garden que aún era el mercado de frutas y flores de My Fair Lady. Gracias a las placas -a las que el actor Stephen Fry dedicó el libro-guía"Vivió en Londres: las placas azules y las historias detrás de ella- peregriné por las casas en las que habían vivido mis muy queridos Dickens, Virginia Woolf, Chaplin, Hitchcock, Lawrence de Arabia, Stevenson, J. M. Barrie, Conan Doyle, Agatha Christie, Jane Austen o Joseph Conrad.

En el caso sevillano no deberían partirse la cabeza con inventos. Tenemos el precedente de las placas cerámicas cervantinas ideadas por José Gestoso y Santiago Montoto, diseñadas por Gestoso y ejecutadas en la fábrica de Mensaque, colocadas en 1916 para conmemorar el tercer centenario del fallecimiento de Cervantes. Inspirarse en tan hermoso y sevillano modelo para unificar las placas sería un acierto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios