EL Íbex 35 cerró la sesión de ayer con un leve recorte del 0,07%, lo que llevó al selectivo a mantenerse por debajo de la cota psicológica de los 10.400 enteros (10.379,2) a la espera de la reunión del Banco Central Europeo (BCE) de mañana.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se colocó en 103,68 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,507%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,0615 dólares.

Abertis se consolidó como el farolillo rojo de la sesión con un retroceso del 2,18%, seguido de Indra (-2,05%) y Técnicas Reunidas (-1,87%). OHL, que cedió un 1,83%, y Gamesa (-1,75%) completaron los cinco primeros puestos del ranking de caídas.

La banca, que mantuvo al selectivo en positivo gran parte de la sesión, cerró al alza, con Popular (+3,11%) a la cabeza. Bankinter repuntó un 2,11%, Sabadell un 1,88%, Caixabank un 1,8%, Bankia un 1,77%, Santander un 0,05% y BBVA un 0,013%.

En el Mercado Continuo, Abengoa terminó la sesión disparada, con hasta un 22,28% de subida, hasta llegar a los 0,428 euros por acción.

Salvo Santander y BBVA, el resto de los blue chips se adentró en pérdidas, con Telefónica (-0,77%) a la cabeza. Repsol cedió un 0,56%, Iberdrola un 0,36%, Inditex un 0,27% y Endesa un 0,15%.

De este modo, el Íbex se mantuvo en línea con Fráncfort (-0,97%) y París (-0,68%), poco optimistas, a diferencia de Londres, que se revalorizó un 0,59%.

El estratega de mercados de IG, Daniel Pingarrón, no espera grandes movimientos en las principales plazas europeas hasta conocer la comparecencia del presidente del BCE, Mario Draghi, mañana jueves, que "tantas expectativas ha generado".

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios