Desde mi córner

Luis Carlos Peris

La planificación, argumento de un 'revival'

PELÍCULA archirrepetida en el Betis es poner en cuarentena la planificación a la hora de confeccionar el plantel. Primero fue Juan Merino el que tiró con bala a la dirección deportiva y ahora ha sido Pepe Mel el que, entre risas y buen humor, confiesa que este verano no le trajeron lo que pidió. Y aquí andamos en ese contencioso crónico, pues ya en el verano de 2005 y con una plaza en Champions se quejaba Serra de lo que le trajo Lopera.

En aquellos procelosos tiempos, el director deportivo solía ser una figura decorativa a la sombra larga y omnímoda del amo. Desde que Eusebio Ríos se fue a su casa de la mano de Roberto, su hijo, en el Betis apenas tuvo peso el director deportivo. A Ríos lo suplió Luis del Sol y a éste Manuel Momparlet, pero fueron meras figuras decorativas que Del Sol cortó motu proprio y Momparlet cuando le abrieron la puerta de salida a la calle para una vida distinta.

Reinstalada la democracia en el club surgió la figura de Vlada Stosic y también la conflictividad en las relaciones con el entrenador. De ahí en adelante, las cosas no fluyeron, a Alexis le pesó como una losa el fichaje de Julio Velázquez, pero se recondujo todo con el retorno de Mel al banquillo y la subsiguiente huida de la muy prosaica Segunda División. Luego, la llegada de un director deportivo con largo y brillante recorrido por Europa como Eduardo Maciá, pero...

Se juraron amor eterno mánager y entrenador, pero la edad de la mayoría de los fichajes y la fragilidad de casi todos han hecho que vuelvan esos demonios familiares que parecían enterrados. Y lo cierto es que son como tempestades en vaso de agua con el paliativo de la situación del equipo en la tabla. Pero tempestades al cabo, con el entrenador quejándose por lo que pudo ser y no fue una planificación en entredicho aun mucho antes de la hora del balance. Betis en estado puro.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios