La esquina

josé / aguilar

Menos pluralismo

ES una broma de mal gusto, pero que va en serio, que el Parlamento de Andalucía haya incluido en una reforma de su reglamento que pretende aumentar la transparencia y la participación ciudadana una medida encaminada a dificultar la formación de grupos parlamentarios. Lo único transparente es la cacicada que acaban de aprobar, cuya iniciativa nadie se atreve a admitir pero cuya autoría no ofrece dudas: los tres grupos actualmente presentes (PP, PSOE e IU, por orden de representación).

Reglamento anterior: podrán constituirse en grupo parlamentario los partidos con cinco o más diputados o aquellos que teniendo un mínimo de tres escaños hayan obtenido al menos el cinco por ciento de los votos emitidos en el conjunto de Andalucía. Reglamento tras la reforma: sólo formarán grupo las formaciones con cinco diputados o más. Queda eliminada la segunda posibilidad. Quienes no lleguen a cinco parlamentarios no recibirán locales, medios materiales y subvenciones y se reducirá su capacidad de iniciativa. Serán diputados de segunda categoría.

Los argumentos utilizados por PSOE, IU y PP para perpetrar esta cacicada, tales como que haya más estabilidad o se evite la atomización del Parlamento, apenas pueden ocultar lo que tiene de recorte del pluralismo y rebaja de la representatividad de la Cámara que ha de albergar todas las voces posibles de los andaluces. Varios cientos de miles de ciudadanos que han votado o pueden votar a organizaciones como UPyD, PA o Equo deben saber que sus votos no servirán para nada o, en el mejor de los casos, servirán para elegir parlamentarios con menos categoría y posibilidades de actuación que los que militen en los partidos establecidos. Por poner un ejemplo, si no hubiera existido la cláusula reglamentaria ahora eliminada, el Partido Andalucista se habría quedado sin grupo durante dos legislaturas. La historia política de Andalucía hubiera sido diferente (para bien o para mal, eso es lo de menos).

Ésta es una medida muy propia de partidos mayoritarios interesados en defender el establishment que tanto les beneficia y poner trabas a la competencia. No me extraña que la aprueben PP y PSOE, pero llama la atención que Izquierda Unida, que presume de defender a las minorías parlamentarias, y lo es, haya dado su visto bueno al contubernio. Se han comportado como unos nuevos ricos de los votos. Sin serlo: tampoco es que naden en la abundancia de escaños.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios