Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Crónica Personal

Esto se pone feo

La tesis de Pedro Sánchez está plagada de irregularidades se mire por donde se mire y se lea por donde se lea

El asunto se le complica a Pedro Sánchez, se le pone feo. Si estuviera en la oposición, ya habría exigido mañana tarde y noche que dimitiera de forma inmediata e irrevocable el dirigente político que presentó una tesis doctoral que no resiste la mínima revisión por parte de un tribunal, tiene escasez de páginas, nula investigación ... y exceso de trabajo procedente de distintos documentos no mencionados. Por no mencionar los rumores de que ha sido escrita por una persona amiga o contratada por Pedro Sánchez.

La tesis ya estaba siendo buscada hace más de un año sin que apareciera por ninguna parte, lo que provocó toda clase de especulaciones, y cuando finalmente Sánchez se vio obligado a hacerla pública se confirmaron las sospechas: su contenido era idéntico al contenido de un libro firmado por el ex jefe de gabinete del ex ministro Miguel Sebastián, Carlos Ocaña, que añadía a Pedro Sánchez como uno de los colaboradores. Con una agravante que deja a Sánchez en una situación imposible: varias páginas son directamente un "corta y pega" de la conferencia del actual embajador en Australia, al que ni mencionan en el libro-tesis ni pidieron autorización para copiar su texto.

Es lógico que la oposición exija explicaciones. El propio Pablo Iglesias, que actúa como si fuera el vicepresidente del Gobierno, ha criticado la tesis del presidente, y la califica de "cutre". Iglesias sabe muy bien qué es una tesis doctoral, o al menos debería saberlo, ya que es profesor en la Complutense. Y, como infinidad de españoles, no se conforma con los argumentos esgrimidos hasta ahora.

El presidente, de momento, ha expresado su disposición a comparecer en el Senado si lo pide formalmente el PP, y aunque hay quien va más lejos y pretende que presente su dimisión, es exagerar demasiado aunque casos de dimisión por plagio se han dado en países de nuestro entorno. Pero en España ese tipo de cosas no ocurren, la manga ancha está a la orden del día. Aunque habría que exigir a los socialistas que sean tan estrictos con el comportamiento de su gente como lo son con la gente de otros partidos.

Los colaboradores de Pedro Sánchez se echan las manos a la cabeza con la polémica sobre el doctorado del presidente, pero si son coherentes con su posición tan drástica con las titulaciones de miembros del PP algo tendría que hacer el presidente para que a los españoles se les quite el mal sabor de boca que ha provocado la forma en que se ha llevado el asunto de su tesis doctoral porque, aunque le irrite que se ponga en cuestión su trabajo, su tesis está plagada de irregularidades se mire por donde se mire y se lea por donde se lea.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios