Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Lo prioritario es remar al unísono

Mientras el clima de guerra civil continúe, el Betis nunca será lo que el beticismo anhela

Con todo el respeto a los béticos que en la tarde del Corpus se manifestaron en protesta por la marcha de Lorenzo Serra, mi estupefacción por la ausencia de los cabezas de huevo que urdieron la idea. Claro que mi estupefacción es virtual, sólo virtual, pues conociendo al grueso del pelotón, lo que menos podía pensar es que saliesen a dar la cara. Si no la dieron nunca, ¿por qué pensar que en ocasión tan noble como ésta iban a darla?

Un capítulo más en este tiempo guerracivilista que padece el Betis, por siempre y para siempre Real Betis Balompié, el de este fiasco a pleno sol en la tarde de uno de los jueves que en el año brillan más que Febo. Historieta fallida que podría aprovecharse por el beticismo para sentar las bases que permitan remar al unísono. Es hora de fortalecer el presente para un futuro mejor, o simplemente normal, algo impensable con el clima que hoy se respira en ciertos sectores.

Sectores de la afición que bien podrían enterrar el hacha para el fin de una guerra sin sentido. El afán de asaltar el poder está en algunos béticos y eso es legítimo, pero sin moverle la silla a los que han convertido el club en algo impensable hace muy poco tiempo. Ya sé que cuanto digo suena a simple ideario de buenas condiciones que en tiempos de balaceras puede sonar huero, pues algunos de los que escuchan son como esos sordos que se convierten en los peores porque no quieren oír.

Si no hay peor sordo que el que no quiere oír, me malicio que seguirá este clima emponzoñado que convierte al Betis en víctima principal, o única. Seguramente seguirán los insultos y las descalificaciones de ritual en las cloacas, pero seguiré diciendo que no hacen bien con eso y que tampoco parece adecuado que se imponga lo de que el ladrón cree que todos son de su condición. Remen hacia el mismo sitio y verán cómo el Betis no envidiará a nadie, absolutamente a nadie.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios