Alto y claro

José Antonio Carrizosa

Los problemas que vienen

EL estrepitoso fracaso cosechado por la Junta de Andalucía en su intento de que las dos grandes cajas de la región acudieran juntas a la subasta por Cajasur revela hasta qué punto está complicada la articulación del sistema financiero andaluz y nos pone sobre la pista de los problemas que van a venir si las estrategias políticas se tratan de imponer a las financieras y de mercado. Este frustrado proceso ha evidenciado que hoy por hoy es tan complicado como inútil forzar que Cajasol y Unicaja se pongan de acuerdo en una operación de calado. Como balance del intento de la Junta, quedan dos patéticos comunicados en los que se da hilo a la cometa a base de buenas intenciones y ningún compromiso concreto en un intento, no conseguido, de salvarle la cara a Griñán. Pero quizás la consecuencia más lamentable de este proceso sea el desgaste que han tenido los presidentes de las cajas afectadas. Tanto Antonio Pulido en Cajasol como Braulio Medel en Unicaja se ha dejado jirones de prestigio en un momento en el que, para la salud de las entidades, es imprescindible la existencia de liderazgos consolidados. Ha quedado claro que la sintonía entre ambos no existe, por más que haya que reconocer que la actitud del presidente de Cajasol ha estado más en sintonía con los propósitos de la Junta que la de su colega de Unicaja. Y ello puede tener consecuencias en el futuro. Esta falta de entendimiento no es ni mucho menos un problema de personas. Responde más bien a una cuestión de diseño de cuál debe ser el papel de las cajas en un futuro próximo y de lo difícil que es imponer directrices políticas en un terreno en el que el partido se juega con otras prioridades. Esto se va a evidenciar a partir de este semana, una vez que quede resuelta la adjudicación de Cajasur. Sea cual sea el resultado de la subasta, vamos a asistir de nuevo a una enorme presión desde la Junta y desde el PSOE para que las dos grandes cajas andaluzas aceleren al máximo su proceso de fusión y además para que ésta no sea fría, sino lo más caliente posible. Los problemas van a ser de todo tipo y difíciles de superar. Basta ver cómo el mero anuncio de que las entidades se tenían que unir ha desatado una ola de cateto provincianismo a cuenta de dónde va a estar al sede. Y no hemos empezado todavía.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios