Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Un poco pronto para adjudicar el Balón de Oro, ¿no?

SEGÚN da a entender el enorme aparato hagiográfico que le rodea, Cristiano ha sido el causante principal del título que tan sufridamente ganó Portugal. Aunque la megaestrella lusa sólo duró nueve minutos sano en la final, la Eurocopa se fue a Lisboa por él, por lo que el Balón de Oro ya es suyo. No importa que todavía queden seis meses de vida para su adjudicación y por decreto ya es suyo un galardón que se alternan Messi y él.

Además, como la mayor hazaña de Messi en el curso ha sido su desfalco a Hacienda y para nada cuenta el doblete con el Barça ni nada de nada, pues, ladies and gentleman, el Balón de Oro de este bisiesto 2016 ya tiene dueño. Se llama Cristiano Ronaldo, se apellida Dos Santos Aveiro, nació en Funchal, Madeira, Portugal y ya se quedó sin contrincantes aunque para que el año se agote ha de acabarse el verano, vivir el otoño y esperar a que pasen los diez primeros días del invierno.

Siempre creí que con Cristiano estábamos ante una fuerza de la naturaleza desatada y de una constancia ejemplar. Un futbolista de esos en lo que todo acaba, que la jugada cuando llega a él pierde la continuidad para que termine en gol o en uyyy. Un futbolista fenomenal y con una imagen ideal para los que tuercen por su causa. Una imagen que ayude al aparato publicitario que le acompaña y en el que el omnímodo Jorge Mendes no debe ser ajeno del todo.

También sostuve siempre que el duelo que mantiene con Messi es el señuelo mayor de la Liga, lo que mueve a que sea la segunda del mundo con más apoyatura televisiva. Y es que cuando uno cabalga, el otro hace de liebre a perseguir, con lo que nos encontramos con unos duelos sin igual en el mundo. Ahora bien, no creo que la Eurocopa recién finalizada deba añadirle lustre a la carrera de este atleta que se dedicó al fútbol como podía haberse dedicado a cualquier otra disciplina.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios