Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Sin público, la solución menos mala

A puerta cerrada es un dolor el fútbol, pero es la salida menos mala de cuantas se barajan

Seguimos en el pantanoso terreno de lo hipotético, conque no queda otra que continuar especulando. Y mientras, sí existe una confirmación, la de que en el Betis ha habido consenso para evitar la dura prueba del ERTE. Es una noticia real que habla bien a las claras de que se respira un buen ambiente en esa casa. La reducción en los haberes más altos redunda en beneficio de una paz social interna de indudable provecho en el futuro.

Junto a esta buena noticia, va cobrando forma otra nueva que se ve como la menos mala en un ramillete de calamitosas. Se trata de continuar la competición doméstica en tiempo suficiente para no alterar demasiado el futuro. La idea que ahora prima es la de acabar lo empezado, lo que es una medida que no debiera discutirse. La cruz es que habrá que hacerse sin público, con los estadios cerrados para evitar en lo posible que el hacinamiento alargue y agrave el drama.

Es una decisión basada en que a la fuerza ahorcan, lo que no es lo mejor, pero sí lo menos malo. Aunque el fútbol está hecho para el disfrute del aficionado, acabar lo que ya iba por más de los dos tercios de su repertorio es de obligado cumplimiento. Es la fórmula que menos daño causa, sobre todo porque el aficionado no se queda sin ver a su equipo. Por supuesto que la presencia física del espectador es un plus añadido a la grandeza del espectáculo, pero peor es dejarlo inacabado.

También se llegó a barajar la hipótesis de dejarlo todo como estaba, pero eso era conculcar los derechos de los que aún conservan alguna posibilidad de alcanzar sus objetivos y aquí se me vienen a la memoria los tres que bajarían cuando restan treintaitrés puntos por jugar. Es triste, claro que sí, el fútbol a puerta cerrada, pues el calor ambiental está entre los ingredientes que le llevaron a ser el mayor espectáculo del mundo, pero es lo que toca y mejor eso que nada, ¿verdad?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios