La ventana

Luis Carlos Peris

Dos puertas con la gloria como meta

POR una se entra directamente a la gloria, por la otra se sale rumbo a la gloria. Es un aspecto más de la dualidad de Sevilla el que en ella haya dos puertas del Príncipe. Incidíamos ayer en las colas que se formaban para la contemplación de los secretos que hacen de Sevilla una ciudad única y salía a colación la puerta de la Catedral en su cara sur, puerta de San Cristóbal más conocida como del Príncipe y por la que acceden los guiris tras una cola interminable. En su grandeza es menos conocida que su homónima en la plaza de toros y que es como puerta de salida hacia la gloria que persigue todo el que opta por el traje de luces como modo de vida. Dos puertas con el mismo nombre y con un denominador común, el de la gloria como anhelada meta. Por una se accede a la de ese milagro que es la Catedral de Sevilla y por la otra se sale hacia otra gloria, pero gloria al cabo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios