La ventana

Luis Carlos Peris

La red como refugio de delincuentes

INDUDABLEMENTE, tras la electricidad y la penicilina, internet es el mayor invento jamás imaginado. Recuerdo cuando empezaron a hablarnos de las autopistas de la información que nos íbamos quedando patidifusos en progresión geométrica. Estábamos en pleno reinado del fax, un inventazo que se quedó obsoleto a causa de la irrupción de internet en las comunicaciones. Todo lo que pretendas saber te lo da internet, los volúmenes enciclopédicos apenas se consultan y ya en las casas son sólo motivo de ornamentación. Pero todo tiene su pero, ya que en la red, el nombre más utilizado para nombrar este gran invento, se esconde una enorme cantidad de delincuentes. Delincuentes en gran escala y no sólo esos que, desde el anonimato, te llenan el correo de basura, sino una delincuencia que da miedo, que hay que ver la cantidad de canallas que se emboscan ahí, que no hay más que ver lo de la ola de pederastia que está aflorando.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios