La ventana

Luis Carlos Peris

El regalo de Curro en su cumpleaños

ANTIER cumplía años Curro Romero y un puñado de partidarios hicimos circular por las redes sociales la confirmación de que se trata de un torero irrepetible. Lo hicimos mediante el documento que constata su excelencia y que es el vídeo de su última apoteosis sevillana. Aquel sábado 17 de abril de 1999 con un toro de Juan Pedro, tras decirle a los del 2 en general y a Carmen en particular "a ver si esto es así", volvió loca a la plaza con su rosario de redondos, ayudados, naturales, de pecho, kikirikíes o de la firma inacabables. Antes había roto las columnas del templo a la verónica con el mentón hundido en el pecho y los brazos como acunando al bravo toro del inolvidable Juan Pedro Domecq. Han pasado los años y las cosas son como son, pero mientras unos impresentables mancillan su figura en bronce, su toreo se eterniza y a nosotros se nos para el tiempo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios