la ciudad y los días

Carlos Colón

El que reparte...

IMPOSIBLE no sentir vergüenza ajena, salvo que se esté estabulado por un partido, al leer que el Ministerio de Asuntos Exteriores ha repartido casi 900.000 euros entre fundaciones de partidos políticos para que desarrollen programas, seminarios y conferencias sobre promoción de la democracia y consolidación de los sistemas de partidos políticos en otros países. Claro que aún peor fueron los 2,2 millones que por el mismo concepto se cargaron en el ejercicio anterior. Pero la magnitud de la desvergüenza previa no absuelve esta, sobre todo cuando las cosas están peor y el horizonte de mejoría se aleja.

Vergüenza ajena es la que uno siente por lo que dicen o hacen otros, una vergüenza provocada por la desvergüenza de los sinvergüenzas. En este caso la vergüenza ajena se acrecienta en proporción directa a la desvergüenza política. Porque además de despilfarrar 900.000 euros en lujos que ahora no podemos permitirnos, resulta que la entidad que recibe una subvención mayor es la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) de Aznar, a la que se regalan 529.849,88 euros -más de la mitad del total- para financiar tres programas. A los que hay sumar otros 19.000 euritos para que la misma fundación pague con nuestro dinero unas jornadas sobre "cooperación para el desarrollo de la democracia y el Estado de derecho en los países del norte de África". Seguro que en cuanto se ha sabido la paz ha vuelto a las calles de El Cairo y en Túnez los sindicalistas y los islamistas se dan abrazos.

Tras la FAES aznariana y pepera, la Fundación Ideas del PSOE se lleva 238.510,39 euros. Tras ellos, en proporción descendente desde los 36.000 euros del PSC hasta los 1.645,50 de Esquerra Unida i Alternativa, reciben dineros públicos las fundaciones de Convergencia Democrática de Catalunya, PNV, IU, Unió Democràtica de Catalunya, Partit Socialista Unificat de Catalunya, Iniciativa per Catalunya i Entensa dels Nacionalistes d'Esquerra, ERC, y BNG.

España, junto a Grecia y Portugal, está en el furgón de cola de Europa. Padecemos tremendas crisis económicas, sociales, institucionales, constitucionales y territoriales. Rozamos los cinco millones de parados. Hay hambre. Los bancos de alimentos no dan abasto. Cáritas está desbordada. Los comedores sociales se llenan todos los días. Desde julio de 2008 los juzgados han acordado 247.188 desalojos de viviendas y locales. La OIT alerta de una "emergencia social por los insostenibles niveles de desempleo". No estamos para lujos solidarios remotos o retóricas políticamente correctas. Ni para que los políticos se paguen con nuestro dinero sus propias fundaciones.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios