EL Íbex 35 se despeñó ayer un 3,12% al cierre de la sesión tras el discurso del presidente del BCE, Mario Draghi, en el que no concretó el tamaño de las compras de activos, lo que defraudó a los mercados. El selectivo se anotó así su segundo mayor recorte del año, tras el del 24 de enero, cuando se dejó un 3,64%. Retrocedió hasta los 10.418 puntos.

Todos los valores del Íbex cerraron en rojo. Abengoa se precipitó un 8,76%, Gamesa un 6,11% y Popular un 5,89%. BBVA cedió un 3,61% y Santander un 3,92%, mientras que Telefónica perdió un 2,62 y Repsol un 2,73. También destacaron las caídas protagonizadas por Sacyr (-5,60%), Acciona (-4,59%) e Indra (-4,59%).

El selectivo madrileño se erigió como la segunda plaza que más sufrió la decepción de Draghi, pues las pérdidas en Milán alcanzaron el 3,5%. París cayó un 2,5%, Londres un 1,4% y Fráncfort un 1,1%. La prima de riesgo española repuntó ligeramente hasta los 121 puntos básicos.

En el mercado de divisas, el euro mantuvo posiciones respecto al dólar y la moneda única se intercambió al cierre de sesión por 1,2642 billetes verdes.

Los analistas coincidieron en que las palabras de Draghi decepcionaron a los inversores, ya que el presidente del BCE no confirmó la envergadura de las compras de activos que tendrán lugar al menos durante los próximos dos años. "En contra de lo que parecía más probable, Draghi decepcionó y las Bolsas perdieron una gran oportunidad", afirmó el estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón.

El analista de XTB Jaime Diez recordó que el presidente del BCE se limitó a recalcar ideas que ya conocía el mercado, lo que provocó "una fuerte oleada de ventas, como si el inversor esperara algún conejo blanco de la chistera del BCE".

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios