EL Íbex 35 cerró ayer con un repunte del 3,83%, lo que llevó al selectivo a quedarse a un paso de alcanzar la cota psicológica de los 10.000 enteros (9.971,3) y a protagonizar su segunda mayor subida del año.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se colocó en 124,9 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,812%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1214 billetes verdes.

De este modo, el Íbex se colocó a la cabeza de los avances en Europa y superó a París (+3,38%), Londres (+2,56%) y Francfort (+2,48%).

El selectivo español se vio animado por el respaldo que la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) dio el viernes a España, al mejorar en un escalón su rating de la deuda soberana, hasta BBB+ con perspectiva estable, debido al impacto positivo de las reformas en la economía.

Abengoa se erigió como el mejor valor del Íbex, con un repunte del 10,91%, hasta los 0,935 euros, seguido de ArcelorMittal (+8,1%), Acerinox (+7,89%), Sabadell (+7,87%) y Repsol (+6,88%). Los pesos pesados también experimentaron importantes repuntes, que oscilaron entre el 6,8% de Repsol y el 1,4% de Iberdrola. Telefónica ganó un 6,22%, Santander un 4,48%, BBVA un 2,71%, Inditex un 3,9%, Endesa un 1,7% e Iberdrola un 1,46%.

El analista de XTB Carlos Fernández explicó a Europa Press que una vez vista la evolución del Íbex en la jornada de ayer parece que "los alcistas enseñan sus cartas y comienzan a hacer méritos para volver a cotizar por encima de los 10.000 puntos". Fernández hizo hincapié en que las acciones más castigadas en las últimas sesiones lideraron las subidas, especialmente Telefónica, Banco Santander y Repsol. "Con esta subida parece que los peligros se alejan por el momento y abrimos la puerta a los 10.300 puntos".

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios