El parqué

Pablo Cumella

Sin sobresalientes

EL Íbex se dejó un 2,58% en la semana de la huelga general contra la reforma laboral, de la presentación de las cuentas públicas para 2011 y del recorte de la calificación de deuda por parte de Moody's, que le ha quitado a España el único sobresaliente que le quedaba.

El selectivo madrileño arrancará el lunes en los 10.450,1 puntos y la atención de los inversores seguirá centrada en la capacidad de los Estados de devolver la deuda, después de que las primas de riesgo de los países periféricos marcaran máximos históricos esta semana ante los temores de insolvencia de Irlanda. En el cómputo semanal, la banca sufrió en el Íbex descensos que oscilaron desde el 5,46% de BBVA al 1,57% de Banesto, pasando por los recortes de Santander (-4,61%), Sabadell (-4,47%), Bankinter y Popular (-2,08%).

Las acciones de Telefónica, que cifra en un máximo de 4.200 millones de euros las sinergias de la integración de sus negocios en Brasil tras la compra del 50% de Portugal Telecom en Brasilcel, se dejaron un 1,22%. En el lado de las ganancias, Repsol fue protagonista de la semana con la venta del 40% de su filial brasileña a la china Sinopec por 5.202 millones, impulso que aprovechó Sacyr, que posee el 20% de la compañía presidida por Antonio Brufau. La constructora brilló con una ganancia semanal del 15%, alejada de Repsol (+2,96%), de FCC (+1,38%) y de Técnicas Reunidas (+0,91%), los únicos cuatro valores con saldo semanal positivo.

En el mercado de divisas, el euro continuó imparable en su escalada frente al dólar y pulverizó récords, hasta recuperar niveles que no marcaba desde mediados marzo. Al término de la sesión estableció su cambio respecto al 'billete verde' en 1,3763 unidades, mientras que el Banco Central Europeo (BCE) fijó el cambio oficial del euro en 1,3726 dólares.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios