La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Qué sola la Marisma en este jueves

Hasta veinticuatro hermandades hubieran pasado hoy por la Plaza de España de Villamanrique si no hubiera sido por el bichito cabrón que nos ha revuelto las cuadernas de nuestra vida. Espectáculo único el de las carretas surcando esa antesala de la Marisma que es la localidad manriqueña envueltas en una suerte de cohetería, rezos y cante por sevillanas que llenan de vida el corazón del pueblo. Hoy, desde que pasa Olivares como apertura para ese desfile con encanto hasta que cuando a la hora del lubricán lo cierra Córdoba, veinticuatro simpecados habrían superado la escalinata de Santa María Magdalena para honrar a la filial más antigua de cuantas peregrinan a Las Rocinas. Hoy debería ser, pero no será por culpa de ese bichito que ha convertido esto en un valle con las lágrimas más amargas que nunca. Qué sola la Marisma en este jueves, cuánta añoranza...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios