Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

De aquello sólo quedaba la paga extra

Hay que tener mucho cuidado con el tratamiento a este día de hoy, que fue celebrada fiesta durante cerca de cuarenta años. Ahora, mientras se anda en la perentoria tarea de remover tumbas y catalogar huesos, no está de más recordar lo que este día significó en la vida de un país aún llamado España. Con el debido tacto, no vaya a ser que cabreemos a esa nueva inquisición que ha desempolvado el odio entre hermanos bajo el nombre de Memoria Histórica, hay que recordar que este ominoso día, punto de partida para una espeluznante matanza fratricida, figuró como festivo desde que acabó la guerra hasta un poco después de la muerte del dictador. El 18 de julio, festividad de san Federico entre otros, tenía como principal atractivo la paga extraordinaria que le permitía un respiro a la clase trabajadora y el país andaba. La extra sigue, pero el odio ha vuelto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios