Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Un 0-4 para el sonrojo y el crujir de dientes

PERDER en fútbol siempre, o casi siempre, es asumible, pero caer 0-4 ante el equipo más modesto de la categoría resulta inadmisible. Que el Eibar, un equipo que milita en Primera de prestado y por los errores administrativos de otro, te haga un roto como el que el primer domingo del año sufrió el Betis es tan fuerte que las explicaciones han de surgir de forma inmediata para así depurar responsabilidades de unos o de otros.

Esto se sale ya de los habituales discursos de si hay que prescindir del entrenador o no. Es mucho más grave que eso, pues tampoco vamos a llegar a una solución. En este Betis se ha abierto una brecha que ya resultó traumática en la temporada de los infamantes 25 puntos. Una brecha con el entrenador en su meollo y en la que en una orilla viven los que se mueven por el viejo impulso de criticar al técnico que no gana y en la otra militan los que siempre lo eximen de culpa.

Y así mal funciona este equipo llamado Real Betis Balompié, que en la yerba ni se acerca a la dimensión de su clientela. No puede ser que el club con más clientes fijos al sur de Madrid se mueva de forma tan patética por la categoría. Ya hubo una vez que cierto entrenador se fijó la meta de igualar lo social con lo deportivo y lo consiguió con creces. De eso se han cumplido los veinte años y de aquello no es que apenas quede algo sino que hasta se ha perdido en la memoria.

Indudablemente, el plantel que se ha conformado no está a tono con la importancia del club, pero hay que preguntarse si es como para hacer el ridículo ante un equipo de presupuesto ínfimo y con futbolistas sin pedigrí. Indiscutiblemente, Eduardo Maciá no ha dado el mínimo exigible en las compraventas y si a eso le añadimos que el entrenador no atraviesa por su mejor momento, la ecuación se queda sin incógnitas a despejar y con un 0-4 para el sonrojo y el crujir de dientes.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios