Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Con ese talante, el sueño no es cosa de locos

RECIÉN consumado el mazazo a la Liga de Valladolid, el Betis saltaba a la pista con la obsesión de darle de una puñetera vez pábulo al sueño de la permanencia. Muy fuerte para el ánimo la catástrofe del Barça ante un enemigo directísimo del Betis y así con este varapalo anímico es como afronta la gente de Calderón su cita contra otro que, poco a poco, va convirtiéndose también en enemigo posiblemente directo tras una racha infernal.

Y bien que iba a justificar el Getafe el porqué de las cosas que están pasando y cómo un equipo que coqueteó con las plazas continentales se asoma cada día más al pretil del pozo. Y ese Betis que tan mal debió digerir lo de Zorrilla salió al campo con su imagen más reciente. Conectado y muy agarrado al piso, el Betis circulaba con una velocidad más que su rival y con algo que se venía echando de menos a lo largo del curso, rentabilizar la pelota parada, fue la forma de abrir la lata.

Se estrenó con el gol como bético Leo Baptistao y a partir de ahí iba a ser todo más fácil para el Betis. Al poco aparecía Rubén con su más habitual compañero de viaje, el gol. El sueño podía alargarse y desde esa diana del canario ya nadie vio peligrar el resultado. Lo más difícil lo había conseguido el Betis, que se mostraba muy superior al contrario en todas las zonas del campo y que no se parecía al que tiró por la borda todo el curso a base de no jugar a nada.

¿Será posible que se haga realidad la supervivencia? Quedan tantos puntos como nulo margen para el error. Ahora bien, el equipo está consiguiendo algo vital para que las cosas salgan como se desea y es que muestra un talante que le ha reconciliado con el beticismo. Era un paso importantísimo para un tramo final plagado de finales y la tropa de G.H. Calderón lo ha dado. Por eso, sólo por eso, ya merece el bético que no lo tomen por un loco soñando un imposible.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios