La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Una tarde de niños y de caramelos

Amanece el día en que más gente se echa a las calles de Sevilla. Es un día para la ilusión compartida, una ilusión que se contagia de forma vertical, pues qué ilusión más grande que la de los padres que ven la ilusión de sus hijos ante la noche más larga del año. Noche de insomnios febriles, de inquietud por ese ruido que posiblemente lo haya hecho el juguete recién colocado en el mejor lugar de la casa. Pero todo tiene su previa y la previa de esta tarde es de aúpa. Ningún día del año habrá tanta gente en las calles como en esta tarde de Cabalgata. Ni en la Madrugá, ni en la noche con más tirón de la Feria hay tanta gente que se echa a la calle para reencontrarse con esta cita anual de ilusión, de caramelos y de infinidad de ojos infantiles abiertos con desmesura. Es una ilusión que sube de niños a padres en un día como no hay otro en todo el rico calendario lúdico sevillano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios