Crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

El teatrillo

LA dialéctica parlamentaria es la de un teatrillo: los políticos cruzan palabras gruesas e insultos que aligeran con unas cañas en el bar del Parlamento una vez acabado el acto. El backstage es más amable. Sin embargo, y a pesar de que la palabra es el instrumento de su oficio, aún no han aprendido a valorarla. Cuando un político llama a otro ladrón, jefe de la trama o mentiroso compulsivo en un intento de llamar la atención, los insultos quedan anclados en la percepción de la opinión pública. Al final, sus excesos verbales -por lo demás, ausentes de ironía y hueros- terminan perjudicando a todos por mucha camaradería que muestren cuando cae el telón. Javier Arenas le dio un abrazo al ex consejero de Empleo Antonio Fernández en el restaurante Oriza horas antes de que su abogado solicitara prisión incondicional. No te preocupes, Antonio. Para nada, Javier, búscame en el trullo de Morón. Susana Díaz, que no se presentó a las elecciones como candidata, pero sí como parlamentaria, será elegirá este jueves por una mayoría absoluta del Parlamento. Estará legitimada para gobernar, aunque obtendrá la plena cuando acuda a las urnas. No es ni una usurpadora ni una golpista ni una aberración: cuiden sus calificativos. Se les volverán en contra. A Zoido le ocurre lo mismo: tampoco se presentó de candidato, la marcha de Arenas lo dejó ahí.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios