La ventana

Luis Carlos Peris

Un terreno abonado a predicadores

CREO firmemente que en una España normal correrían a gorrazos a muchos de sus habitantes que, sin embargo, en ésta tan anormal gozan de cierto predicamento. Como el país se ha convertido en ese Patio de Monipodio que reaparece cíclicamente a lo largo de su historia, personajes tan atrabiliarios como el coletudo o la monja tienen sus partidarios. Cada vez más partidarios por el desencanto que produce la conducta de los muchísimos que con el cuento de que el dinero público no tiene dueño han llenado sus alforjas. Y ese desencanto lógico hace que lleguen predicadores que ofrecen soluciones marxistas, bolivarianas o islámicas. En una España normal en la que no hubiese tantísimo delincuente de cuello duro, a estos profetas de guardarropía se les correría a gorrazos a la par que sus púlpitos se quedarían deslegitimados por los siglos de los siglos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios