La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Es un tiempo muy rico en delaciones

Este tiempo de pandemia, confinamiento y crujir de dientes que se eterniza está sirviendo, entre otras cosas, para sacar lo peor de cuanto llevamos dentro. También lo mejor cuando la persona es de las que merecen la pena, pero llama mucho la atención ver cómo abundan los que en las entrañas tienen basura. Y de esa forma se está produciendo en esta presunta desescalada una auténtica escalada en el triste asunto de las delaciones. Es como cuando los camisas pardas iban a la caza de judíos y recibían la ayuda de los vecinos que los delataban por el simple motivo de que hubo una vez que discutieron. Ahora está aflorando la vocación delatora de gente que en su niñez sería el chivato del colegio a los que todos repudian. Delaciones a granel en estos días de pandemia, mayormente con los veladores del bar de abajo de casa como objetivo y que se joda el tabernero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios