La ventana

Luis Carlos Peris

Los tiempos aconsejan rejuntarse

ENTORNABAS los ojos y te ibas a treinta años atrás. En vez de estar en una de esas obras faraónicas que Quico Toscano levantó en el mayor caladero de votos socialistas podías imaginarte en Hytasa o en Piscinas Sevilla. En ese enorme velódromo nazareno andaban mano a mano, como entonces, Felipe y Alfonso tras varios lustros de un distanciamiento que nació por cierta sobredosis de cafelitos en los aledaños de la Plaza de España. El tiempo es la mejor medicina, sobre todo si no corren buenos tiempos para la causa y todos los esfuerzos son pocos para evitar el naufragio, ese naufragio que pregonan las encuestas y que obliga a apretar los dientes, taparse la nariz y echar a la mar pelillos que fueron abundantes masas pilosas. Otra vez Felipe y Alfonso, Alfonso y Felipe, como cuando sembraron de ilusiones este país y que se rejuntan para, a la desesperada, tratar de impedir lo que parece inexorablemente inevitable.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios