Sueños esféricos

juan Antonio Solís

El tirano que pudo reinar

LA historia está trufada de personajes aún más importantes que José Mourinho -a él le costará reconocerlo- que se consumieron en el fuego de su propio despotismo. Eran mentes destinadas al liderazgo y que llegaron a él hasta que su ego, aún mayor que su inteligencia y astucia, los llevó a quedarse solos ante sí mismos. Como le está sucediendo al excelente estratega portugués.

"Hay que tener más respeto a Iker. Es una institución aquí y en España". El inopinado dardo que le envió Pepe a su compatriota en la misma banda del Santiago Bernabéu, nada más concluir el partido ante el Valladolid, resume el estado del coloso blanco. Y además de dejar en evidencia a su entrenador, indirectamente, sitúa en el disparadero al número uno, al presidente.

Florentino encomendó el futuro del Real Madrid al taumaturgo que evitó, con sus centuriones interistas, que el Barcelona levantara la copa de las grandes orejas en el Bernabéu, hace tres años. Con esa conquista, Mourinho se erigió en ídolo del madridismo antes incluso de enfundarse el chándal con el escudo en el pecho. Y su nuevo presidente le entregó la llave maestra, la que abría todas las puertas. Hasta la de salida para Valdano y alguno más.

Mou arrebató la Copa a Guardiola el primer año, la Liga el segundo y con ella neutralizó el efecto que estaba causando Pep en el planeta fútbol hasta el punto de invitarlo a tomarse un año sabático.

En este tercer año, fuera de escena su enemigo directo y sin ver en Tito a un igual, Mourinho ha girado su foco hacia dentro y ha recrudecido sus maneras dictatoriales en el vestuario. Con Sergio Ramos, con Cristiano -ahí entregó la lucha por la Liga en la primera vuelta- y con Casillas. Mou se antepuso a los jugadores, al mismísimo escudo. Y me temo que la Décima lo hubiera justificado a los ojos de Florentino, de la prensa y del sector de la afición afín a esas maneras. No sucedió y se queda solo... con Karanka.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios