La ciudad y los días

carlos / colón

Los títeres como síntoma

NO logro comprender el porqué del escándalo de los títeres. Que en una representación titulada La bruja y don Cristóbal. A cada cerdo le llega su San Martín se ahorque a un juez, una bruja sea violada, después acuchille a su violador y finalmente se acuchille a sí misma para abortar, se apuñale a un policía, se crucifique una monja o se exhiba un cartel en el que pone "Gora Alka-ETA" es lo natural en unos titiriteros anarquistas, uno de ellos con antecedentes por robo con fuerza. ¿A quién sorprende que los anarquistas sean violentos? Ellos inventaron lo que han perfeccionado los terroristas islámicos: la matanza indiscriminada de civiles perpetrada por quienes están dispuestos a inmolarse. Y esa invención tiene dos fechas: 1893 y 1894, las bombas tiradas en el patio de butacas del Liceo de Barcelona y en el Café Terminus de París.

Ninguna ideología asesina se ha maquillado tan bien como el anarquismo, poniéndole el rostro amable del admirable Fernán Gómez de La lengua de las mariposas. Lo del Bataclan ya lo hicieron ellos desde el siglo XIX tirando bombas, tras las del Liceo y el Café Terminus, en la Cámara de los Diputados de París, la procesión del Corpus de Barcelona o la multitud que asistía la boda de Alfonso XIII. Lean La daga y la dinamita. Los anarquistas y el nacimiento del terrorismo (Tusquets) de Juan Avilés.

Afortunadamente ahora se limitan a matar monjas y jueces títeres, no a los de verdad, como hizo la Brigada de la Muerte en su famoso autobús negro pintado con calaveras, fusilando religiosos, "burgueses", terratenientes y pequeños propietarios que se oponían a la colectivización (tres años antes las colectivizaciones comunistas en Ucrania habían provocado más de cuatro millones de muertos en el Holodomor). Así que hay que felicitarse por que los anarquistas se limiten a los títeres; y a nadie debe sorprender que encuentren de lo más educativo mostrarle a los niños ahorcamientos, violaciones y acuchillamientos de jueces, monjas y burgueses.

Tampoco logro comprender porqué sorprende que el Ayuntamiento de Madrid los haya contratado. ¿Acaso los ciudadanos que votaron a Podemos y sus franquicias no sabían lo que votaban? ¿Acaso el PSOE no sabía a quién apoyaba? ¿Acaso ahora mismo Sánchez no tontea con ellos? Pues aquí están los resultados más anecdóticos. Los más graves llegarán si el PSOE les trueca ministerios por Moncloa.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios